|

Realizar esfuerzo físico estando enojado triplica el riesgo de infarto

Los resultados publicados por la Asociación Americana del Corazón demuestran que realizar un sobre esfuerzo físico estando en un estado de ánimo de ira o molestia emocional triplica el riesgo de infarto al miocardio durante la primera hora previa a terminar la actividad física.

1fcb16e7-fbd0-4899-90b8-c02dffdeb64e

Según el estudio ‘Actividad Física e ira o molestia emocional como detonantes de Infarto al Miocardio Agudo’, de la Asociación Americana del Corazón, publicado en la revista canadiense Circulation, el esfuerzo físico y la ira son antecedentes comunes que ocurren durante la primera hora inmediatamente anterior a los síntomas de un infarto al miocardio e incluso actúan como detonante de este mortal ataque al corazón. Además, la Organización Mundial de la Salud también alertó a la población internacional luego de publicar un estudio que evidencia a las enfermedades cardiovasculares (ECV) como la principal causa de muerte a nivel mundial.

Se realizó un sondeo a 12461 personas que habían sufrido un infarto. El objetivo era encontrar si las personas que habían sufrido el infarto estuvieron realizando alguna actividad física o un esfuerzo físico durante la hora inmediatamente anterior al momento en que sufrieron el ataque al corazón. Se sometieron sobrevivientes a infartos los cuales pertenecían en un 75,9% al género masculino y poseían una edad promedio de 58,1 años.

El encontrarse molesto o enojado constantemente duplica el riesgo de infarto, al igual que realizar una actividad física que conlleve un gran esfuerzo. Además, el estudio propuso que la actividad física exagerada entre las 6 de la tarde y las 12 de la medianoche aumentan el riesgo de sufrir un infarto independiente a si la persona fuma, es obesa o sufre de hipertensión.

El doctor de la Universidad McMaster Andrew Smyth, jefe del estudio, afirmó que continuarán “recomendando que todos practiquen actividad física en forma regular, incluidas las personas que utilizan el ejercicio para reducir el estrés”, de igual manera piden que no se realice un sobre esfuerzo físico durante momentos de ira sino que se mantenga la rutina diaria o usual de ejercicio cuando se sienta molesto.

Ante esto, William Amaya, cardiólogo de la Clínica Cardiovascular de Soacha, dice que la probabilidad de sufrir un infarto son mínimas si la actividad física se realiza de la mejor manera, con las debidas precauciones y el adecuado estilo de vida. Sugiere no realizar ejercicio físico luego de una resaca, estrés o algún tipo de emoción fuerte puesto que se produce un exceso de catecolaminas (adrenalina) que podría romper una placa muy vulnerable en los lechos vasculares y posteriormente podría producir un infarto. Es por esto que el experto pide a sus pacientes revisar constantemente la tensión, no fumar y tener una dieta adecuada para evitar enfermedades como diabetes.

Asimismo, Diego Sánchez, cardiólogo del Hospital Militar, dice que el índice de mortalidad por ECV puede ser alto si el paciente no consigue ser atendido en un lugar óptimo. Si esto no sucede y el paciente sobrevive su enfermedad puede causar severos daños cerebrales al tornar a ser cerebro vascular. También pide a sus pacientes que realicen una actividad física placentera, evitando que esta sea luego de alguna emoción fuerte, estando tranquilo. Sugiere que al realizar deporte o ejercicio se esté siempre pendiente de los factores de riesgo y evitar una carga extrema de actividad física puesto que puede ser muy perjudicial para la salud. 

Aun así no descarta la posibilidad de realizar actividad física luego de sufrir de un infarto pero si anuncia discreción a la hora de hacerlo. El cuerpo es más sensible y puede ser propenso a otro infarto si no se realiza una correcta actividad física luego de una Enfermedad Cardiovascular.

Asimismo, Jhon Sucerquia, fisioterapeuta de la Universidad de La Sabana, enuncia que la actividad física aumenta el metabolismo del cuerpo. Esto hace que el cuerpo trabaje más rápido de lo normal. “El incremento del metabolismo en el cuerpo estimula que los órganos trabajen de una mejor manera. Estimula el funcionamiento del del hígado, del riñón, del corazón, de los pulmones, por ende el cerebro empieza a funcionar mucho más rápido”. También afirma que los músculos del cuerpo crecen y se hacen más fuertes y flexibles al igual que los huesos que se endurecen y se hacen más largos y resistentes gracias a la actividad física.

Además, los pulmones trabajarán más rápido puesto que el cuerpo empieza a exigir más oxígeno, esto hace que el corazón también late mucho más rápido. Cuando esto ocurre el cuerpo toma sangre lugares que no la están necesitando en el momento como el sistema digestivo y el sistema urinario para que el corazón la bombee a los músculos, el hígado y los riñones para que el rendimiento físico sea óptimo y así el cuerpo pueda recibir el oxígeno que necesita.

 

Más información

Etiquetas:

Leave a Reply