|

Padres, grandes responsables de la obesidad infantil

Los progenitores creen que un niño gordito es más saludable y le dan poca importancia al sobre peso de sus hijos, por el contrario, incentivan el consumo de alimentos frecuentemente.

Según la OMS, 41 millones de niños menores de cinco años son obesos. Tomada de: María Paula Arbeláez L.

Así lo reveló un estudio de la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), el cual reveló que tan solo el 0,2% de los adultos reconoce el sobrepeso en los niños como un problema.

Los resultados de la encuesta española muestran que 1 de cada 2 niños menores de 10 años pasa más de 3 horas diarias sentados delante de una pantalla, viendo televisión o jugando videojuegos.

La actividad física es poco usual en los niños, es decir, el 25% no practica ninguna actividad deportiva regular, viviendo inmersos en una cultura sedentaria.

Así mismo, la investigación descubrió que un 38% de los padres utiliza la comida como una forma de recompensa, un 53% presiona a sus hijos al menos ocasionalmente para que coman más y un 35% insiste a sus hijos para que coman más rápido.

María Cecilia Vallejo, psicóloga de la Universidad Javeriana, experta en trastornos alimenticios, afirma que los padres consideran que los niños “gorditos” son saludables debido a una creencia cultural en que se relaciona la comida con el poder, es decir, se relaciona el sobrepeso con la capacidad de poder adquisitivo, por lo tanto, la obesidad se relaciona con salud, bienestar y éxito.

Como cualquier enfermedad, la obesidad también es hereditaria. Tomada de: María Paula Arbeláez L.

El 68% de los padres estima que el problema deriva de causas genéticas. Como señala el estudio publicado por OCU, aunque la herencia pueda facilitar en alguna medida la subida de peso, las causas reales son la sobrealimentación, la ingesta de alimentos procesados con exceso de azucares, las grasas y el sedentarismo.

María Luisa Mendoza, nutrióloga de la Universidad Favorolo de Buenos Aires, afirma que la obesidad es considerada un trastorno poligénico. Es decir, es el resultante de la combinación de muchos genes.

Un niño con padres obesos tiene una probabilidad casi del 80 % de serlo, si solo lo padece uno de ellos, se reduce al 50 % y si ninguno lo es, el riesgo es del 25%.

Dos tercios de los encuestados reconocen su preocupación por la posibilidad de que sus hijos puedan desarrollar enfermedades causadas por una mala alimentación, lo que muestra que existe conciencia de las posibles consecuencias derivadas del sobrepeso.

Según National Heart, Lung and Blood Institute, (Instituto Nacional del corazón, pulmón y sangre) de Estados Unidos, la obesidad se produce por falta de balance energético. Para que haya balance energético, la energía que se ingiere en los alimentos debe ser igual a la que se gasta.

La gente con trastornos alimenticios, utiliza la comida para refugiarse de sus sentimientos y emociones, que, en muchos casos son vistos como insoportables.

 

 

Más información:

La obesidad, no sólo son problemas físicos

Obesidad infantil: causas de la enfermedad y cómo prevenirla

Obesidad en Colombia afecta dos de cada diez niños

Estos son los problemas que desencadena la obesidad en los niños

Propiedades nutricionales de algunos alimentos

Estos son los casos de obesidad más críticos en el mundo

 

Etiquetas:

Leave a Reply