|

Mitos y realidades sobre el ahorro

En el imaginario de las personas se han creado diversas mitos acerca de las finanzas personales, como el creer que siempre se deben aprovechar los descuentos para ahorrar, que invertir es cosa de millonarios o que si las personas ahorran, se endeudan.

Estas creencias limitan a la gente en sus aspiraciones monetarias puesto que las hacen percibir como inalcanzables, pero no lo son. Frente a estas existen realidades irrefutables que ropen con estas presunciones como que ahorrar es pensar en un futuro estable, la inversión en acciones es un atractivo para el consumidor y tener presupuesto es necesario para tener libertad financiera.

Los colombianos se dejan influenciar por las creencias populares al momento de ahorrar. Foto: Stefany Cadena

Los colombianos se dejan influenciar por las creencias populares al momento de ahorrar. Foto: Stefany Cadena

Para comenzar, en torno a los mitos, se encuentra en primer lugar los descuentos, que como lo evidencia la publicación de  Elaine Kling, escritora y planificadora financiera, en el diario Las Américas , la idea de que “comprar todo en descuento es una forma de ahorrar”, no solo popular, sino socialmente aceptada. Sin embargo, esto sólo se aplica y tiene validez, si el dinero “ahorrado” se redestina, es decir, no se utiliza en otros gastos innecesarios sino que es guardado.

También, la compañía Old Mutual publicó en su página web el ideario “la gente que ahorra es infeliz porque no puede darse gustos”, una frase que evidencia que las personas no suelen tener en cuenta que ahorrar no es privarse de comprar sino hacerlo de manera inteligente, al evitar gastos no necesarios.

Asimismo, Asobancaria contradijo en su página web otra opinión popular respecto al ahorro, donde resalta que ” no puedo ahorrar porque no gano lo suficiente”; al explicar que ahorrar dinero no es un problema de ingresos, ya que todos pueden hacerlo si son organizados y disciplinados, elaborando un presupuesto que les ayuden a conocer la situación financiera real para tomar medidas que contribuyan a sus metas económicas.

Por otro lado, se encuentran realidades como la señalada por el diario La República, la banca es S.A (sin alma). Sin embargo, esta afirmación no es del todo acertada, debido que depende de las experiencias personales con los bancos, es decir, es completamente subjeiva, ya que mientras que para algunos es una ayuda incondicional para otros es un enemigo, y consideran un abuso los costos que genera a su entidad bancaria para poder adherirse y permanecer en ella.

De igual modo, María Eugenia Castillo, directora de capital intelectual de Skandia México 2010, realizó en el diario mexicano Alto Nivel una comparación entre mitos y realidades del ahorro con los pecados capitales, de los que sobresale ‘Deudas: buenas y malas’, y explica que “aplazar un pago es positivo para un crédito porque deudas como el crédito hipotecario se traduce en un bien inmueble(…). Sin embargo, el sumar deudas en bienes de consumo es un gasto no durable, no aumenta el patrimonio pero si los pagos obligatorios”.

Igualmente, Ethan Bloch, fundador de Digit, en una publicación del diario Grestión, resalta dentro de sus consejos para los millennials que “invertir es difícil y las acciones son lo más atractivo”, al destacar que manejar el dinero es fácil. Si se desea una inversión a largo plazo, los millennials deben depositar su dinero en un fondo de índices con una base de alta demanda y contnuar con su vida, pue sí la producción aumenta, la economía también lo hará.

Más información:

Etiquetas:

Leave a Reply