|

La cerveza es buena, pero con moderación


whatsapp-image-2016-11-11-at-7-52-14-am

El consumo de esta bebida alcohólica está vinculado directamente con un menor riesgo de cardiopatías isquémicas, debido a que favorece la función cardiaca global y contribuye a la reducción del riesgo cardiovascular.  Foto:  Natalia Marchán

Estudios han comprobado que la cerveza puede llegar a cumplir un papel preventivo en algunas enfermedades, además de aportarle beneficios a nuestro organismo.

Como por ejemplo, una investigación realizada por Virginia Tech asegura que las personas que beben cerveza moderadamente son 19% menos propensas a morir durante un determinado periodo de tiempo que las personas que nunca han bebido cerveza.

Por otro lado, los expertos han desmitificado que la cerveza tiene un alto contenido calórico. El profesor Tim Spector en su libro ¨El mito de la dieta por el Kings College de Londres¨ asegura que el consumo moderado de cerveza, en especial la belga, ayuda a tener una digestión eficiente, causando así una pérdida de peso evidente.

Otro de los beneficios de esta bebida, según un estudio realizado por el Instituto del Frio del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), es que beber cerveza moderadamente durante un mes mejora el sistema inmunológico, es decir, mejor la respuesta inmune contra los organismos que provocan enfermedades infecciosas, especialmente en mujeres.

 Jesús Román Martínez, profesor de la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid y presidente del Comité Científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA)dijo al periódico El Mundo que “la cerveza es una bebida tradicional que, además de aportar ciertas sustancias nutritivas y no nutritivas, es fuente de agua para el organismo. Al tratarse de una bebida fermentada, forma parte de la cultura mediterránea, siempre teniendo en cuenta que es una bebida de adultos sanos cuyo consumo debe ser responsable y moderado”.

Por consumo responsable Román hace referencia a no más de 2 o 3 cervezas diarias para un hombre y 1 o 2 para una mujer. Y además afirmó que el consumo no debe ser acumulado ante determinada ocasión, como por ejemplo los fines de semana.

Según Román, Ingredientes como el ácido fólico, el magnesio y el calcio convierten a la cerveza en un alimento saludable y nutritivo. Además, Román añadió que “asimismo, hay otras sustancias no nutritivas, pero también importantes para la fisiología del organismo, como son la fibra y los antioxidantes, que provienen especialmente de una planta (lúpulo) que se añade a la cerveza durante su elaboración para darle ese toque amargo”.

También , Ingredientes como el silicio (promueve la densidad ósea y evita la pérdida del hueso) hacen que la cerveza también mejore la salud ósea. De hecho, un estudio realizadon por la Universidad de California afirmó que la cerveza ayuda a prevenir la osteoporosis. El estudio reveló que ciertos tipos de cerveza contienen silicona dietética que ayuda a mantener los huesos fuertes y previene enfermedades óseas.

Finalmente, El consumo de esta bebida alcohólica, según expertos, está vinculado directamente con un menor riesgo de cardiopatías isquémicas, debido a que favorece la función cardiaca global y contribuye a la reducción del riesgo cardiovascular.

Mas información:

Etiquetas:

Leave a Reply