|

Estudio revela que el consumo excesivo de alcohol produce diferentes tipos de cáncer

 El consumo excesivo de alcohol causa aproximadamente medio millón de muertes al año, es decir, el 5,8% de las muertes por cáncer en todo el mundo.

 

Según los estudios realizados por World Cancer Research Fund and American Institute for Cancer Research, International Agency for Research on Cáncer, Global Burden of Disease Alcohol Group y el más reciente meta-análisis asumido por los Bagnardi y colegas (sociedad de agentes de Bolsa más antigua del Mercado de Valores de Buenos Aires) indican a través  de su investigación que cuanto más alcohol bebe una persona regularmente con el paso de los años, mayor será el riesgo de padecer algún tipo de cáncer  asociado con el alcohol.

8027536879_86daa2bd2e_nEl análisis revela relaciones claras entre el consumo de alcohol y el padecimiento de los siguientes tipos de cáncer: el de la cabeza, el cuello (faringe y laringe), esófago, hígado, recto y cáncer de mama, entre los más comunes.

En los estudios se ha comprobado que hay excepciones en las que el consumo mayor de alcohol está asociado con un riesgo menor de cáncer, como es el caso del cáncer de riñón y el de linfoma no Hodgkin (LNH).

En el meta-análisis , que incluyo a 18.759 personas con LNH. Las estadísticas demuestran que hay un riesgo del 15% más bajo entre las personas que bebían alcohol comparado con quienes no lo hacían. Sin embargo, se desconocen los factores que generan este comportamiento o los componentes que tiene el alcohol para disminuir los riesgos de cáncer en estas zonas.

El consumo de alcohol produce una serie de complicaciones dentro del cuerpo que afectan, entre otras cosas, el metabolismo, la generación de especies de oxigeno reactivo, el deterioro de la capacidad del cuerpo en disolver y absorber nutrientes, y las concentraciones crecientes de estrógeno en la sangre convirtiéndolas en una de las numerosas formas  por las cuales el alcohol podría aumentar el riesgo de cáncer.

Juan Guillermo Santacruz oncólogo de la Fundación Santafé y profesor de La Universidad de Los Andes, ratifica la idea de que el alcohol por diferentes mecanismos es capaz de dañar crónicamente las células, de producir, por ejemplo, fibrosis de algunos órganos como es el caso del hígado. Esto hace que se altere el metabolismo celular y puede llevar a que las células se diferencien de mala manera y de esta manera se convierte en un tumor maligno.

El Instituto Nacional del Cáncer afirma que las bebidas alcohólicas pueden contener también una variedad de contaminantes cancerígenos que se introducen durante la fermentación y la producción, como son las nitrosaminas, fibras de asbesto, fenoles e hidrocarburos.

 

Mas información:

Etiquetas:

Leave a Reply