|

Eliminar los transgénicos tendría repercusiones económicas y ambientales

Estudio revela que esta acción causaría un incremento en los precios de los alimentos, así como en la emisión de gases de efecto invernadero.

Cultivo

La papa cuenta con una gran extensión de cultivos en Colombia. Foto: Ximena Mora

De acuerdo con la investigación de la Universidad de Purdue, en Estados Unidos, bajo la incógnita de “qué pasaría si se prohibieran los alimentos transgénicos en Estados Unidos”, se hallaron resultados que indican que los sectores económicos y ambientales serían los más afectados.

El estudio que fue publicado el 29 de febrero de este año, plantea que la prohibición de los transgénicos podría traer consigo un incremento en el precio de los alimentos, la pérdida de pastizales y tierras forestales. Además, por el cambio del uso del suelo, habría un aumento en las emisiones de gases de efecto invernadero.

Expertos argumentan que eliminar los cultivos transgénicos en Estados Unidos tendría como consecuencia una caída en las cosechas de maíz de un 11.2%, del algodón en un 18.6% y de la soya en un 5.2%. Lo anterior provocaría que se vieran obligados a convertir miles de hectáreas de pastizales y bosques en tierras de cultivo agrícola, y mundialmente podría ser alrededor de 1,1 millones de hectáreas que se verían afectadas.

Con respecto al aumento de la emisión de gases de efecto invernadero, los expertos comentan que esto sería debido a que las cosechas presentarían rendimientos más bajos, puesto que se necesitarían más hectáreas de tierras para producir alimentos, al generar un incremento del gasto energético y por ende la emisión de gases. Según la investigación, el aumento de las emisiones sería mayor que la cantidad de tierra necesaria para producir más de 50.000 millones de litros de biocombustible.

El estudio demuestra que el precio de los alimentos incrementaría por la desaparición de los transgénicos, causando un bajo rendimiento en los cultivos. El precio de la soya aumentaría un 22% y el maíz un 28%, por ende los alimentos que los contienen aumentarían su precio entre un 1% y un 2%, perdiendo el rendimiento alimentario potencial, según lo expresado por los expertos.

El maíz transgénico lidera el ranking de los alimentos modificados genéticamente. Foto: Ximena Mora

El maíz transgénico lidera el ranking de los alimentos modificados genéticamente. Foto: Ximena Mora

Según Alejandro Fajardo, ingeniero agrónomo de la Universidad Nacional, el efecto económico en Colombia es variado. Existen los que se ven beneficiados con la implementación de la biotecnología, pero también los que están siendo afectados, como lo son los campesinos, quienes se dedican a la agricultura familiar, la cual produce aproximadamente el 70% de los alimentos que se consume en el país.

El otro nivel es el industrial, donde efectivamente para los agroindustriales fuertes en Colombia el disminuir sus aplicaciones de productos para aspersión de cultivos incrementaría la producción y sus márgenes de ganancia, por lo que “la productividad de un cultivo transgénico puede llegar a ser mucho más rentable que un cultivo tradicional”, sostiene Fajardo.

No obstante, el experto en génetica de plantas Alejandro Chaparro menciona que los beneficios para los pequeños productores que optan por esta tecnología son altamente significativos. Argumenta que, aunque la semilla sea más cara, les va mejor adoptándola, porque disminuye significativamente sus costos de producción en general.  

En referencia al efecto que tiene sobre las tierras, los herbicidas e insecticidas han sido uno de los mayores argumentos en cuanto al tema de los transgénicos. Chaparro menciona que se han dejado de aplicar entre 480 y 500 millones de kilogramos de ingrediente activo de agroquímico en la agricultura convencional y que en un caso de prohibición de los OGM (organismos genéticamente modificados) los agricultores tendrían que volver a implementarlos teniendo en cuenta el impacto que estos tienen sobre las tierras de cultivo.

Más información:

Etiquetas:

Leave a Reply