|

15 consejos y 8 alimentos para prevenir un infarto

Las enfermedades cardiovasculares (ECV) son la principal causa de muerte a nivel mundial. Es por esto que el buen cuidado del cuerpo, una buena alimentación y una constante revisión médica pueden ser cruciales para salvar su vida y la de las personas que lo rodean.

 

unknown1-1

  • Evite fumar. Según la Organización Mundial de la Salud, el tabaco afecta gravemente la salud, independientemente de su consumo (cigarrillos, cigarros, pipa o tabaco para mascar). Además, el estar expuesto de forma pasiva al humo del tabaco también es peligroso. La gran ventaja, según menciona la OMS, se encuentra inmediatamente al finalizar con el consumo de productos del tabaco, puesto que el riesgo de infarto de miocardio y AVC (accidente vascular cerebral) empieza a disminuir y se puede reducir a la mitad en tan solo un año.
  • Realizar una actividad aeróbica. El portal web hospital alemán sugiere realizar una actividad aeróbica por lo menos 3 veces por semana sin importar la edad que se tenga. Actividades como correr, caminar, natación o andar en bicicleta regula la capacidad pulmonar y disminuye el riesgo de sufrir un infarto. Asimismo, el portal afirma que ir al gimnasio a levantar pesas no funciona de la misma forma.
  • Tener una alimentación saludable. Se sugiere ingerir alimentos con fibras como las frutas y verduras y ácidos grasos insaturados que están presentes en los pescados y en el aceite de oliva. Estos son alimentos ricos en antioxidantes que permiten el buen funcionamiento del sistema circulatorio. De igual manera, lo mejor es evitar consumir muchos alimentos grasos, exceso de sal y carnes rojas, afirma Salud 180.
  • Comer pescado. Se enfatiza en comer pescado porque es una fuente de proteínas de alto valor biológico y contiene grasas insaturadas “saludables”, yodo, fósforo y más vitaminas del grupo B que las otras carnes. Se aconseja ingerir peces como la merluza, el lenguado, el abadejo, la brótola y el mero para bajar de peso. Para cuidar el colesterol ingerir atún fresco o en agua, salmón, abadejo y pez espada es lo mejor y evitar sardinas, calamares, mejillones y langostinos.
  • Controlar presión arterial. Es ideal para mantener una salud estable. Albert Espinola menciona en su blog que la presión arterial ideal de una persona es de 120-80. Se sugiere que el paciente constantemente revise su presión arterial y acuda a un especialista en caso de algún cambio, en especial si este cambio es un aumento en la misma.
  • Hacer deporte por lo menos 30 minutos diarios. Diario Popular anuncia que el ejercicio es siempre recomendable. “Tan poca inversión en el tiempo tiene un impacto sobre la salud tan importante que no habría que dudar en comenzar hoy mismo”, señaló Merbilhaá. Se sugiere practicar actividades físicas competitivas de alto nivel de exigencia o rendimiento. Asimismo, no son aconsejables cuando a salud cardiovascular respecta y hasta puede ser perjudicial en determinados casos. Además ayuda a mantener estables el peso, los niveles de colesterol, la diabetes y la presión arterial. Una actividad excelente, es caminar.
  • Mantener el peso ideal. El sobrepeso aumenta el riesgo de padecer una ECV. “El perímetro de la cintura es otro indicador de riesgo de enfermedad cardíaca, así como la presencia de enfermedades asociadas como la diabetes, el aumento del colesterol y los triglicéridos y la hipertensión arterial”, señalan los representantes médicos de AstraZeneca. Diario Popular también enuncia que, en el hombre el perímetro de la cintura no debe ser mayor a 90 cm, mientras que en la mujer no debe superar los 80.
  • Evaluaciones periódicas con tu cardiólogo. La única forma de realmente conocer y evaluar su verdadero estado es con su especialista, quien podrá realmente tener la última palabra y de ser necesario le indicará los medicamentos específicos para su caso.
  • Incluye alimentos con antioxidante en tu dieta. La OMS recomienda que una dieta equilibrada es fundamental para la salud del corazón y del sistema vascular. Además, dice que consumir abundantes frutas, verduras, cereales integrales, carnes magras, pescado, legumbres, poca sal y azúcar pueden mantener en óptimas condiciones a la persona. El alcohol debe consumirse con moderación.
  • Controlar el colesterol. El colesterol es una sustancia grasa natural presente en todas las células del cuerpo, necesaria para el funcionamiento normal del organismo, pero si sus niveles se elevan, se produce hipercolesterolemia, lo cual aumenta el riesgo de sufrir un infarto de miocardio. Es importante tener en cuenta que el valor deseable de colesterol total debe ser menor a 200 mg/dL, mientras que el LDL (colesterol malo) nunca podrá ser mayor a 160 mg/dL y el bueno deberá ser mayor a 40 mg/dL en el hombre y mayor de 50 mg/dL en la mujer, informan Diario Popular y Albert Espinola en sus páginas web.
  • Controlar la diabetes. Albert Espinola, en su blog, explica que las personas diabéticas deben llevar un control estricto sobre el azúcar en sangre para así reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardíacas. Con esto también sugiere una dieta balanceada rica en verduras, frutas y baja en grasas saturadas.
  • Evitar el estrés. Para ello puedes hacer ejercicios de relajación muscular, de respiración, y también, practicar meditación.
  • Tratar la depresión. La depresión eleva el riesgo de enfermedades cardíacas significativamente.
  • Tener una correcta higiene. Es necesario lavarse las manos frecuentemente, sobre todo en caso de estar cerca de personas que padezcan algún tipo de enfermedad infecciosa como un resfriado o gripe.
  • Chequear el cuerpo. Una excelente forma de prevenir una ECV es pedir a su médico de cabecera remitir una orden para hacer un análisis de sangre y orina de rutina que incluya glucemia y perfil lipídico. Así, si se supera la barrera de los 45 en el hombre y los 55 en la mujer, se puede conocer una posible ECV por lo que se recomienda una prueba ergométrica.

Estos 15 tips pueden ser de gran ayuda en la vida cotidiana cuando se habla del cuidado del cuerpo, pero no solo se trata de la revisión constante de estos factores sino también consumir estos 8 alimentos aconsejados para evitar sufrir un infarto cerebral, según el portal mejor con salud.

  • Las zanahorias. Según un estudio realizado en 2008 en la Universidad de Harvard (Estados Unidos) comer cinco zanahorias a la semana podría reducir el riesgo de ictus en un 50%. Además posee beneficios naturales dado que es una verdura muy rica en antioxidantes, evita que se formen coágulos en las arterias y favorece la circulación sanguínea. Vale la pena disfrutar de ellas siempre que puedas.
  • Coles de Bruselas. Las coles de Bruselas son ricas en potasio y en folatos, elementos fundamentales para evitar el colesterol, la acumulación de grasa en nuestras arterias y para eliminar toxinas a través de la orina.
  • El aguacate. Basta con consumir medio aguacate al día, debido a que es rico en ácidos grasos tan beneficiosos para el cerebro como es el omega 3, el cual previene la oxidación celular y su envejecimiento prematuro.
  • Los tomates. El tomate es un cóctel natural de antioxidantes como el licopeno, el cual es muy adecuado para prevenir los ictus gracias a su capacidad para reducir la tensión arterial y favorecer la circulación sanguínea. Todo se debe a una sustancia llamada homocisteína, que se relaciona con una mayor probabilidad de sufrir un infarto cerebral.
  • Sardinas en aceite de oliva. Ideales si se consumen entre una y dos veces por semana. Son un tesoro natural de grasas saludables, de calcio y vitamina D, además de ser protectoras naturales del cerebro. *Un consejo: una vez abiertas, si no se terminan, se recomienda nunca regresarlas a su lata original. Es mejor reservarlas en un bol de cristal o cualquier otro soporte que no sea de metal.
  • Melones y sandías. Ambas frutas son ricas en agua, en minerales, antioxidantes y son, además, muy bajas en sodio. Perfectas para reducir el colesterol y evitar así el problema de la arteriosclerosis.
  • Té verde. No se renuncia a una taza diaria de té verde. Es un recurso natural rico en antioxidantes, en polifenoles, en compuestos esenciales para reducir el colesterol y luchar contra el envejecimiento cognitivo. Para beneficiarte más del té verde y sus propiedades, se sugiere consumirlo 20 minutos después de las comidas.
  • Avena. Tomada en el desayuno, la avena ayuda a reducir el nivel de azúcar en sangre y a mantener a raya los niveles de colesterol malo o LDL. Tampoco se puede olvidar que es muy adecuada para reducir el estrés y que aporta increíbles nutrientes para la salud cerebral, como es el zinc o el hierro.

También es necesaria una práctica física correcta, sin estrés y sin emociones fuertes puesto que el cuerpo podría sobrellevar una carga poco posible de resistir. Para aquellos pacientes que ya tuvieron un infarto se practica la “prevención secundaria”, así se busca brindarles la posibilidad de continuar realizando actividad física sin llegar a sufrir las complicaciones de otra ECV.

Más información:

Etiquetas:

Leave a Reply