|

Cómo los sentidos hacen que la gente tenga un comportamiento a la hora de comprar

¿Por qué compramos? Es la pregunta que todos los consumidores nos hacemos todos los días a la hora de comprar un producto. Desde una camisa o un saco en los principales almacenes de cadena, o el ultimo iPhone que salió al mercado.

La decisión de compra es algo que los expertos en Marketing investigan para saber como aumentar las ventas y cómo lograr afectar los comportamientos subconscientes que los compradores tienen, sobre todo en tiempos de crisis.

La gente no actúa de forma racional dejando que los sentidos los engañen. Esta parte hace que los expertos utilicen técnicas del neuromarketing para confundir a las personas y que cada vez compren más y más.

Según René Koster, investigador de la Universidad de Wageningen, cree que la pieza clave es la vivencia del consumidor. “El subconsciente es mucho más importante a menudo a la hora de elegir algo de comer o de beber, por lo que muchas veces no sabemos por qué hacemos lo que hacemos”.

Esta explicación logra mostrar que la gente cuando compra no piensa, y actúa por impulso. Donde los encargados de las áreas de mercadeo de las empresas, utilizan tácticas para que los colores sean más llamativos, el tamaño de la letra se mayor , el olor de las cosas y la música sean factores que influyan.

Seducir los sentidos del consumidor con el neuromarketing es una forma para entender cómo un persona reaccionará ante un estimulo y cómo toma sus decisiones de compra. La mayor parte de las decisiones que toman los consumidores, son emocionales y va aún más allá diciendo que no sólo son irracionales sino que son intuitivas. Es por eso que estamos influidos por el sentido del gusto, del olfato y el auditivo porque son generadores de memorias desde la más temprana edad.

Por medio de claros ejemplos, cómo por ejemplo usar fragancias como componente de la identidad de marca, mostrar abundancia, seducir a la vista con colores y formas hacen que la gente caiga en comprar cada vez más, obligados a no comprar lo necesario sino lo que les antoja.

Entonces nos podríamos preguntar, ¿si es necesario todo lo que compramos? Es una pregunta que nos debemos hacer cada vez que tengamos una promoción o algo que nos llame la atención y estemos dispuestos a adquirir. Pregúntense si más bien, no son estrategias para que la gente compre más y más o de verdad es por que les interesa.

 

Más información:

Leave a Reply